ARTICULACIÓN TEMPOROMANDIBULAR - Dr Luis Quinto
453
page-template-default,page,page-id-453,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

ARTICULACIÓN TEMPOROMANDIBULAR

Cirugía Segura en Buenas Manos!
ARTICULACIÓN TEMPOROMANDIBULAR O ATM

La articulación temporomandibular o ATM es la articulación formada por la parte superior de la mandíbula y el hueso temporal del cráneo. Este hueso actúa como una bisagra deslizante y, en ocasiones, puede presentar problemas debido a la complejidad de los movimientos que realiza.

Existen tres tipos de trastornos de la ATM:

  • El dolor miofascial que produce dolor en los músculos que controlan los movimientos de la mandíbula.
  • Una asimetría interna causada por un disco desplazado, por la mandíbula dislocada o por lesiones del cóndilo.
  • Alteraciones degenerativas e inflamatorias de la ATM.
CAUSAS

Las causas más frecuentes que pueden provocar los trastornos de la ATM son varias:

  • El bruxismo.
  • El estrés o la ansiedad.
  • Una lesión en la mandíbula o en la ATM.
  • Cierto desgaste en el disco o el cartílago de la ATM.
  • Una afectación por artritis reumatoide o gota.
  • Otras enfermedades que causen inflamación en la mandíbula.
SÍNTOMAS

Los siguientes síntomas podrían indicar que se sufre un trastorno de la articulación temporomandibular:

    • Dolor de mandíbula, cara o cuello.
    • Dolor en un lado de la cabeza, que incrementa cuando se aprietan los dientes.
    • Movimiento limitado o bloqueo de la mandíbula.
    • Dolor y rigidez en los músculos de la mandíbula.
    • Dificultad para masticar.
TRATAMIENTOS
  • El tratamiento conservador: este tipo de tratamiento se realiza cuando las alteraciones en la articulación temporomandibular son leves y transitorias. El equipo del Instituto Maxilofacial ofrece:
  • Terapias con férulas de estabilización personalizadas.
  • Sesiones de fisioterapia para reeducar todos aquellos hábitos nocivos como el bruxismo o las posturas erróneas y favorecer así todo el sistema articular del cráneo. Las técnicas utilizadas son el masaje y el estiramiento de la musculatura cervical y de la cara, la movilización mediante ejercicios en la lengua, el trabajo de la postura, de la respiración y ejercicios faciales de relajación.